Guía: De startup a scaleup


Ya montaste tu emprendimiento. Si todo funciona bien, más temprano que tarde llegará la hora de crecer. Y para eso es fundamental poder escalar.

La definición de escalar es hacer más con los mismos recursos. Pero no es fácil. Para algunas empresas crecer es casi como inflar una rueda de tractor con un bombín para bicicletas. 


En esta guía abordamos aspectos clave de este proceso, desde alternativas de financiamiento hasta cómo alinear áreas clave para crecer con eficiencia.

I. Conoce las alternativas privadas de financiamiento para Pymes en Chile

financiamiento

 

Lograr que la empresa salga de su período de incubación y crezca es el sueño de todo emprendedor. Sin embargo, también puede ser un dolor de cabeza.

 

Porque al igual que dar vida a una idea de negocios, se necesita dinero para crecer.

 

En Chile hay diversos mecanismos privados de financiamiento que proveen de fondos a negocios que recién comienzan o necesitan dar el siguiente paso.

 

Según explica la asociación gremial de empresas chilenas Sofofa, las alternativas accesibles para Pymes se dividen en:

 

  • Internas
  • Externas

 

Las alternativas internas son:

 

Aumento de capital no bursátil: consiste en la venta de una participación o porcentaje del negocio directamente a un socio financista. A diferencia del proceso en bolsa, éste puede ser directo entre la empresa y el inversionista, sin necesidad de tener un ente intermediario (banco o corredor).

 

Esta modalidad de financiamiento interna valoriza la empresa, mejora la relación deuda/patrimonio, y diversifica el riesgo de los accionistas o socios originales (depende de la estructura de la empresa).

 

Sin embargo, su principal desventaja es que el socio o socios iniciales pierden parte del control del negocio, y aumenta la presión para que la empresa produzca y rinda las ganancias comprometidas al nuevo inversionista.

 

Retener dividendos: es una alternativa en caso de que el pacto de accionistas o acuerdo entre los socios del negocio incluya la distribución de dividendos después de un período de tiempo (trimestre, semestre o año). Si la empresa se ve necesitada de fondos, los socios pueden acordar (en un escrito notarial) retener esos dividendos hasta que la situación financiera de la empresa mejore.

 

En tanto, las alternativas externas son:

 

CRÉDITOS BANCARIOS

 

Un crédito o préstamo es el intercambio de una cantidad monetaria, bien o servicio en el presente, que será devuelta en un futuro próximo junto a intereses adquiridos en un plazo convenido entre el prestador y el deudor (devengados).

 

Los tipos de crédito que puedes solicitar como persona son: de consumo, hipotecario y automotriz. En el caso de una empresa, el préstamo es comercial (también conocido como empresarial).

 

Tanto un crédito personal como uno comercial implican que la carga financiera se adhiere a la personalidad jurídica del deudor, sea persona o empresa. Por ende, se asocia a su historial financiero y a su patrimonio.

 

En Chile, las entidades financieras que ofrecen créditos comerciales que están reguladas por la ley son:

 

  • Bancos
  • Cooperativas

 

¿Para qué sirve un crédito comercial?

 

Por lo general, los negocios solicitan un préstamo empresarial para financiar la compra de un activo productivo, obtener capital de trabajo, o bien pagar otra deuda.

 

A diferencia de un préstamo personal, la evaluación de riesgo, plazos, precios y montos, y capacidad de pago de un préstamo empresarial están configurados para ese fin, por ende no es recomendable utilizarlo para fines personales.

 

Es así como la institución financiera determina estas variables considerando la contabilidad e ingresos del negocio, las proyecciones de ganancias, y toda información que permita prever la capacidad de pago que tenga el negocio para saldar su deuda original, más intereses.

 

Entre las ventajas de obtener un crédito empresarial está su importancia para el historial financiero del negocio y el voto de confianza que recibe de parte de un banco. No obstante, entre sus desventajas está que requieren de garantías que a veces la Pyme no tiene o bien cualquier retraso puede limitar el uso de otras alternativas de financiamiento bancarias.

 

FACTORING

 

Una alternativa de financiamiento en el mercado tradicional de gran relevancia es el factoring.

 

Este mecanismo consiste en que un negocio “vende” sus facturas o cuentas por cobrar a una empresa financiera especializada en factorización electrónica, también conocida como empresa de factoring o factor.

 

Por lo general el factoring es utilizado por compañías para adelantar sus cuentas por cobrar y obtener nueva liquidez para financiar pasivos o proyectos.

 

Entre sus ventajas están:

 

  • El trámite es más rápido que la solicitud de un crédito.
  • El negocio vende un activo financiero que es reconocido ante la ley (factura).
  • El dinero no aparece como deuda en el sistema financiero.
  • La operación no paga impuestos de timbres y estampillas.
  • Disminuye la evasión tributaria.

.

 

En Chile, hay empresas de factoring tanto bancarias como no bancarias y dos grandes asociaciones gremiales del sector que las agrupan: la Asociación Chilena de Factoring (ACHEF), que comprende las bancarias, y las Empresas de Factoring Chile (AG) de las privadas. La principal diferencia entre ambas es el tipo de institución financiera que las respalda.

 

Por lo general son las Pymes y los emprendimientos los que más acuden a esta alternativa para financiar deudas, desorden en el balance contable o cuentas por cobrar, principalmente porque:

 

  • Necesitan liquidez.
  • Clientes no pagan.
  • Deben liberar recursos.
  • Quieren externalizar la cobranza

 

Ahora bien, el factoring es una solución útil siempre y cuando la empresa que necesita los recursos evite las siguientes malas prácticas:

 

  • Endeudarse más allá de su capacidad de pago.
  • Acumular cuentas impagas.
  • Tener documentación incompleta.
  • Esperar hasta el último minuto.

 

Igualmente, como toda alternativa de financiamiento, entre sus desventajas está que su abuso puede copar las líneas de financiamiento del negocio.

 

Infórmate más sobre esta alternativa de financiamiento en este Especial sobre Leasing y Factoring publicado por El Mercurio de Valparaíso.

 

LEASING

 

En el caso del leasing financiero ocurre el arrendamiento de un bien de capital o activo productivo por un período de tiempo determinado entre una empresa y una compañía de leasing.

 

Al igual que en el factoring, en Chile existen tanto empresas bancarias como no bancarias que ofrecen el servicio de leasing.

 

Durante la operación, el cliente (arrendatario) paga una renta o arriendo a la compañía de leasing, y a cambio tiene derecho a usar el bien. Una vez que termina el período de arriendo, la Pyme puede renovar el contrato de leasing o devolver el activo.

 

Existen dos tipos de leasing:

 

  1. Leasing tradicional: una Pyme arrienda un bien cualquiera.
  2. Lease back: la Pyme funciona como proveedor del bien o activo y a la vez su arrendatario. El contrato es por periodo de tiempo, y vuelve a adquirirlo una vez que finaliza el contrato de leasing.

 

Por lo general, cuando el negocio necesita fondos y cuenta con bienes de capital o activos fijos en buen estado y de valor que requiere de vuelta, acude al lease back.

 

Los bienes de capital que pueden ser objeto de leasing son:

 

  • Bienes muebles (vehículos, maquinaria, equipamiento)
  • Bienes inmuebles (viviendas, oficinas, terrenos)

 

Entre sus principales beneficios están:

 

  • El arriendo no paga impuesto de timbres y estampillas.
  • La renta mensual se deduce como gasto, por ende, disminuye la base tributable.
  • Los bienes están asegurados durante todo el contrato.
  • Ofrece acceso a una variedad de bienes de capital de calidad.

 

No obstante, sus principales desventajas son que el negocio proveedor del bien o activo pierde control sobre éste, y un retraso reiterado en la renta pone en riesgo la continuidad del contrato.

 

CROWDFUNDING

 

Es un tipo de financiamiento participativo en el cual personas y empresas presentan proyectos y propuestas para recibir financiamiento del público, a través de plataformas digitales.

 

Estas plataformas de financiamiento participativo (PFP) conectan de manera directa a personas o negocios que requieren financiamiento, ya sea con fines sociales o comerciales, con financistas que desean invertir su dinero y obtener rentabilidad.

 

Por su enfoque digital y social, se le cataloga como una herramienta dentro de lo que hoy se denomina la economía colaborativa, que consiste en el intercambio o arriendo de productos y/o servicios mediante plataformas tecnológicas. (LINK A BLOG GIG ECONOMY).

 

Actualmente, en el país funcionan los cuatro tipos de crowdfunding según la naturaleza de la transacción más conocidos:

 

  1. Donaciones: el aporte de recursos es para fines filantrópicos y benéficos.
  2. Recompensas: el aporte no es monetario, sino regalos, experiencias o servicios.
  3. Préstamos: es un crédito que el financista otorga con una tasa de interés predefinida y a un plazo determinado.
  4. Aporte de capital: a cambio de su aporte monetario, el financista recibe utilidades del proyecto, ya sea a través de royalties (ganancias) o acciones (se hace socio del proyecto).

 

Las modalidades de Préstamos y Aporte de Capital son las más demandadas, ya que funcionan de forma similar a los instrumentos financieros ofrecidos en el mercado de capitales formal. Por lo mismo, son usadas para complementar o sustituir fuentes de financiamiento tradicionales, explica el Banco Central en su informe El Crowdfunding en Chile.

 

Las principales plataformas de crowdfunding alojadas bajo la Asociación Chilena de Financiamiento Colaborativo son:

 

 

Este mecanismo de financiamiento es un modelo de negocios que tiene mucho espacio para crecer; en Chile levantó cerca de US$116 millones en 2016, concentrados principalmente en préstamos a empresas (96% de los montos y 85% de los proyectos), según las últimas cifras de la institución.

 

No obstante, al ser un negocio todavía en desarrollo, no existe un marco regulatorio específico para su uso en Chile. Esto todavía genera incertidumbre respecto a sus operaciones y es un desafío pendiente.

 

CAPITAL DE RIESGO

 

Es un tipo de financiamiento privado mediante el cual socios financistas, individuales o empresas tanto privadas como consorcios ligados a instituciones públicas, se especializan en financiar ideas de negocios en etapas tempranas o compañías ya formadas que buscan crecer o consolidarse.

 

Normalmente, las entidades que otorgan estos fondos se dividen en:

 

Incubadoras: buscan impulsar una innovación en una empresa ya formada, para eventualmente convertirla en un negocio aparte. Además de recursos, provee asesoría y apoyo logístico.

 

Aceleradora: ofrecen recursos durante un tiempo limitado para sacar adelante un emprendimiento. Facilitan recursos, logística y proveen contactos con potenciales clientes.

 

Fondo de inversión: es una empresa independiente que busca financiar emprendimientos o negocios formados a cambio de una participación en su desarrollo y en las potenciales ganancias.

 

Inversionista ángel: es una persona que, al igual que el fondo de inversión, busca participar en el desarrollo y ganancias de un negocio, aportando capital inicial o para su crecimiento. Puede funcionar tanto a través de las estructuras del fondo, incubadoras o aceleradora, o bien de forma individual.

 

Por ejemplo, tanto la agencia de fomento al desarrollo Corfo como la entidad público-privada Fundación Chile, tienen aceleradoras e incubadoras. En tanto, uno de los fondos de inversión más importantes en el país es Endeavor Chile Catalyst.

 

Entre los beneficios de recibir capital de riesgo es que el emprendedor o dueño de la Pyme se relaciona y llega a términos de acuerdo con sus financistas de forma directa. No obstante, entre sus desventajas es que la presión es mayor para rendir las ganancias comprometidas, así como mayor intervención en cómo el negocio se gestiona.

 

II. 3 claves para encontrar un inversionista sin comprometer tu negocio

inversionista

Trabajar con un inversionista es contraer un compromiso del que no es tan fácil divorciarse.


La tarea de conseguir un inversionista para una empresa, es probablemente la decisión más importante que un emprendedor puede tomar. Requiere de mucho análisis, ya que de eso dependerá, en gran medida, la prosperidad y éxito del negocio.

 

Revisemos a continuación, 3 factores claves que debes considerar antes de elegir un inversionista para tu negocio.

 

1. La química por sobre el dinero: elegir un inversor solo por el dinero que pueda aportar en el negocio, puede ser un gran error. Es importante entender que se está eligiendo un socio con el que se tendrá contacto de manera frecuente. Es una nueva relación que se está formando.

 

La clave está en que el dueño del negocio entienda que va a pasar un tiempo significativo con esta persona, por lo que debe existir un nivel de conexión y respeto mutuo.

 

Un buen ejercicio para comprobar si efectivamente hay buena química con el posible inversor, es hacer la prueba del aeropuerto: imagina que hubo una tormenta eléctrica y te quedas atrapado en el aeropuerto con esta persona. ¿Tendrías paciencia? ¿No aguantarías su presencia y evitarías estar cerca de él? ¿Tu comportamiento sería más bien neutral, o te pondrías feliz de pasar un inesperado tiempo de calidad?

 

Responder a estas preguntas hipotéticas es un buen ejercicio sociológico para comprobar si existe una buena conexión con el posible inversor, independiente de la cantidad de dinero que posea.

 

2.-Busca inversores calificados: es común que al iniciar un negocio, se tome la decisión de financiarlo con un familiar o amigo cercano. Puede parecer un método sencillo porque hay confianza y se conoce bien a la persona, pero al mismo tiempo, puede traer problemas futuros.

 

Generalmente, los beneficios no son tan grandes, ya que se pueden generar pérdidas monetarias, herir sentimientos, provocar peleas familiares y romper amistades para siempre.

 

Aquí nace la importancia de hacer una buena investigación de mercado para dar con inversores privados, calificados y de empresas serias para asegurar que el negocio sea viable.

 

Trabajar con uno o varios inversionistas calificados, permitirá que te puedas enfocar en hacer el trabajo pesado para sacar adelante tu proyecto. Además, así sabrás si efectivamente hay mercado potencial para tu idea de negocio.

 

3.- Ser claro con las cifras: en tu presentación para conseguir financiación, debes demostrar al futuro inversor que los riesgos existen, pero que están bajo control y que tienes planes para cada riesgo.

 

Los inversores son experimentados. Ellos saben lo que están buscando y no tienen tiempo que perder con esperanzas o intuiciones.

 

Por lo mismo, si no sabes lo que estás buscando o si muestras tu proyecto de una forma poco sólida y que no inspira confianza, se cerrarán las puertas y tu candidato a inversionista se retirará.

 

Si conoces los factores de un acuerdo ganador, puedes adaptar tu presentación para tratar todos los elementos claves y así lograr que él o los posibles inversionistas deseen trabajar contigo.

 

¿Cuál es la postura general de un inversionista?

 

La reducción de riesgos y obtener un saludable retorno de la inversión, son dos factores que todo inversionista espera recibir.

 

Un inversionista prioriza un retorno beneficioso. El pensamiento predominante es: si te doy cierta cantidad de dinero, entonces, ¿cuánto obtendré como retorno y en cuánto tiempo?

 

Si puedes demostrar a un potencial inversionista que tienes total control sobre el proyecto en sí, el rol de tus socios, el financiamiento y la gestión de tu negocio, concretar el financiamiento no será un problema.

 

Te damos a continuación un listado de preguntas claves que debes analizar antes de presentar tu propuesta de negocio a un posible inversionista:

 

-¿Cuál es el proyecto para el cual el inversionista proporcionará capital?

 

-Si es para tu negocio personal, ¿cuál es exactamente tu negocio?

 

-¿Qué hace que tu negocio sea único y diferente de los otros que hay en el mercado?

 

-¿Cuál es la ventaja que tiene tu negocio para construir confianza?

 

-¿Qué lo hará exitoso?

 

-¿Quiénes son los socios clave detrás de tu proyecto?

 

-¿Qué experiencia tienen los socios?

 

-¿Cuál es su historial?

 

-¿Cuánto tardarás en recuperar la inversión inicial?

 

-¿Cuál es el retorno actual de tu dinero?

 

-¿Es atractiva la estructura financiera para un inversionista?

 

Es importante que siempre reflejes números reales o proyecciones, si se trata de un negocio nuevo. En el caso que se trate de un emprendimiento que recién está comenzando, tu experiencia y conocimientos es lo que generará mayor valor, ya que podrás demostrar al inversionista concretamente la manera en que el negocio creará flujo positivo de efectivo.

III. Estos son los problemas de una Pyme que puedes resolver con un CFO

 

contratar-cfo

 

Si eres emprendedor y pasas mucho tiempo preocupándote de las finanzas de tu empresa en vez de estar enfocado en el desarrollo de tu negocio, quizás ya sea tiempo de delegar.

 

 Sacas cuentas alegres, pero nunca habías tenido tan poco tiempo libre. Cada día más clientes tocan a tu puerta y has tenido que contratar gente como loco. Te falta efectivo, lo que no te cuadra con el éxito que está viviendo tu marca. Si todas estas frases te parecen conocidas, es porque probablemente le haga falta un CFO a tu vida.

 

Bueno, no estás solo. En su artículo 5 razones de por qué las Pymes no sobreviven, Entrepreneur explica que los emprendedores desempeñan al menos seis funciones:

 

  1. Dir. general
  2. Dir. de marketing
  3. Dir. de ventas
  4. Dir. de finanzas
  5. Dir. de operaciones
  6. Dir. de capital humano (RH)

 

El problema es que tener un título no tiene nada que ver con cómo desarrollar una empresa.

 

Un CFO o un profesional de las finanzas puede hacer lo que, hoy por hoy, le hace falta a la mayoría de los emprendimientos. Mucho más que entender la importancia del efectivo y construir el negocio intuitivamente en base a esto, lo que este personaje haría es trabajar con procesos financieros y sistemas para prosperar de manera estratégica.

 

Sabemos que gran parte de las Pymes no contempla contratar a un gerente de finanzas a tiempo completo. Pero, ¿has pensado todo lo que podrías comenzar a desarrollar si delegas el orden de las cuentas? Por esto, te presentamos los siguientes problemas que podrás resolver si contratas a un CFO.

 

Información incompleta

 

Puede que uses un software de contabilidad como los QuickBooks, pero esta es una herramienta recomendada sólo en el proceso inicial de crecimiento de una empresa. Lo mismo con el contador con el que te reúnes cada trimestre para preparar los informes financieros.

 

Ambas soluciones no te entregan la información necesaria para administrar estratégicamente tu negocio, sino que sólo datos aislados y, en la medida que crezcas, probablemente las transacciones serán cada vez más complejas, necesitando un manera más significativa de administrarlas.

 

Entonces, cómo podrás discernir entre lo que es importante o no de considerar; con la ayuda de un gerente de finanzas, quien será capaz de contar con estados de resultados, balances financieros o flujos de caja actualizados, lo que a su vez permitirá tener una visión clara de tu negocio, pudiendo tomar mejores decisiones acorde al mercado.

 

Escasez de efectivo

 

Algo muy común dentro de las Pymes es la falta de dinero para atender a todas las necesidades de caja más prioritarias y realizar buenas previsiones de tesorería. Lo tienes claro, porque hasta ahora probablemente eres el único que lidia con esto, pues el tema de la liquidez involucra mucho más que créditos y ventas.

 

Un CFO o gerente de finanzas, por formación, sabe cuándo el dinero en efectivo —tu flujo de caja– está a punto de agotarse, ya que hace un seguimiento regular y exhaustivo del tema. Es más, le encantaría contar con mayor estabilidad en el flujo, para así tomar decisiones más seguras dentro de la empresa.

 

Poco tiempo para trabajar en lo que sabes

 

Más allá del tipo de empresa de la que seas dueño, si pasas horas tratando de entender y cuadrar cuentas, y pese a que tu contador te entregue la información solicitada al día, no te basta; debes dejar de perder tiempo en obtener el orden financiero que quisieras.

 

Entendemos que es una opción más barata que lo hagas, sin embargo si ahora te parece una sobre demanda, imagínate el día que tengas serias dificultades en tu empresa, no tendrás cabeza para entender tu información financiera, menos para sacar a flote el negocio.

 

¿Un plan financiero, nosotros?

 

Aunque no lo creas, con un CFO en tu empresa, será capaz de no sólo crear un plan financiero para esta, sino que también implementarlo, evaluarlo cada cierto tiempo y medir su avance. Y es un hecho comprobado por las grandes compañías: Quienes planifican, se desempeñan mejor.

  

IV. ¿Arrendar oficinas, trabajar desde casa o en modalidad coworking?

 

cowork

 

Trabajar desde casa o en la modalidad coworking, son dos opciones que se están utilizando como alternativa a trabajar en la oficina.

 

Si bien la modalidad de trabajo dependerá de cada empresa, actualmente se está generando un importante número de ofertas laborales cada vez más flexibles y que se van adaptando a las necesidades y gustos de los postulantes.

 

Pero esta flexibilidad que están aplicando algunas empresas, no depende solamente del tipo de trabajo al que se postule, sino también de la demanda laboral actual. Hoy los grupos de postulantes más jóvenes se han vuelto más exigentes en cuanto a sus expectativas y gustos en el ámbito laboral.

 

Revisaremos en este post, las ventajas y desventajas de arrendar y trabajar en una oficina tradicional y principales diferencias de trabajar en modalidad home-office o coworking.

 

Lo bueno y lo malo de arrendar y trabajar en una oficina tradicional

 

Primero, hay que tener claridad que una oficina es la ubicación estratégica de gestión y organización de un negocio. Aquí es donde los deberes y obligaciones se llevan a cabo bajo la supervisión de un líder o jefe.

 

Vamos a comenzar enumerando algunas de las desventajas de arrendar y trabajar en una oficina tradicional.

 

1.- Costos por arriendo y mantención: el pago del arriendo es un gasto y no una inversión, y en el caso de las nuevas empresas o startups, los dueños del negocio deberán pagar un arriendo por el espacio que puede ser perjudicial si las ganancias todavía no son suficientes.

 

Además, las reformas o mejoras que se quieran realizar al inmueble deberán ser autorizadas por el propietario y en el caso de que se permitan, el dinero invertido difícilmente será recuperado cuando tenga que entregar la oficina.

 

Este ítem podría ser evitado al trabajar en modalidad home-office -o trabajo desde casa- o coworking, al menos en un comienzo, hasta generar ganancias.

 

2.- La ubicación del trabajo y tiempos de viaje: esta es una desventaja no menor, y puede afectar tanto a los dueños como a los trabajadores que viven más lejos de la oficina. Hablamos de la distancia y tiempo de demora en los trayectos.

 

Esto puede ocurrir incluso cuando un puesto de trabajo parece ser el ideal, se adapta perfectamente al perfil del postulante, pero la oficina está tan lejos que es imposible manejar los tiempos y la jornada termina siendo agotadora.

 

3.- Lesiones por accidentes laborales: trabajar en una oficina hace que sean más propensos los riesgos de sufrir accidentes.

 

Los accidentes en el trabajo traen como consecuencia mayores tasas de absentismo laboral y licencias médicas, donde no solo se pierde tiempo y productividad, sino que también se generan diversos costos asociados que la empresa deberá cubrir.

 

Los costos ocasionados por el ausentismo se clasifican en directos, como la continuación del pago del salario, el pago de beneficios y el aumento de los costos de seguros seguros. También se incurrirá en costos indirectos, como el costo de contratación de personal suplente (en caso de que la licencia sea extendida), pago de horas extras, además de las oportunidades perdidas y los procesos detenidos o pausados.

 

Según estadísticas de la ACHS, El 40% de los accidentes laborales en Chile son producto de golpes y caídas, y están directamente relacionados con los trabajadores en oficinas.

 

4.- Fomenta un estilo de vida más sedentario: estar todo el día sentado, es uno de los peores efectos secundarios de trabajar en una oficina. Este mal hábito, -que en gran medida no se puede evitar a no ser que se realice algún tipo de actividad física antes o después del trabajo- convierte a las personas en sedentarias, ya que no se camina ni se realiza ningún trabajo.

 

Además del dolor físico que se genera, la nula actividad física es también una de las principales razones de la obesidad.

 

Ahora revisaremos un listado de algunas de las ventajas de arrendar y trabajar en una oficina física.

 

  • Para arrendar una oficina, no es necesario disponer de ahorros, sólo deberás estar seguro de contar con el dinero para pagar el valor del arriendo mensual.
  • Los gastos de mantención del inmueble, generalmente corren por parte del dueño.
  • Arrendar resulta ser una alternativa flexible cuando el arrendatario no tiene planes de quedarse por mucho tiempo en la ciudad o barrio.
  • A diferencia de la compra de una oficina, el proceso de arrendar suele ser más rápido.

 

Ahora, si además vemos las ventajas de trabajar en una oficina desde el punto de vista del clima organizacional, veremos que hay muchos aspectos que no pueden ser igualados a la modalidad de trabajo desde casa o coworking.

  

Revisemos ahora las ventajas de arrendar y trabajar en una oficina tradicional.

 

1.  Mayor cercanía y conocimiento de la compañía: estar en el lugar de trabajo, permite que los trabajadores tengan una idea más clara del enfoque que busca el negocio y cuál es su plan a largo plazo. 

Las relaciones interpersonales son mejores y las habilidades de comunicación también se incrementan, ya que no solo se restringe al contacto por videollamada, correo o teléfono como ocurriría en el caso de trabajar desde casa.

 

2.- Se adquiere más experiencia y crecimiento personal: una de las principales ventajas de trabajar en una oficina para el equipo de trabajo, es la posibilidad de aprender algo nuevo regularmente. Con el trabajo diario, los trabajadores irán adquiriendo más experiencia, y por ende, podrán crecer profesionalmente.

 

Adquirir experiencia siempre será un plus para alcanzar las metas profesionales de cada uno, ya que los sectores empresariales buscan personas que hayan demostrado ser responsables y confiables.

 

3.- Imagen y buena reputación personal: al trabajar en una oficina tradicional, los miembros del equipo pueden sentirse más motivados por el hecho de que sus líderes o jefes estarán viendo su trabajo en tiempo real. Además, los clientes confiaran más fácilmente en el compromiso de ofrecer buenos resultados.

 

¿En qué consiste el coworking y cómo se diferencia con el trabajo desde casa?

 

Coworking se define como cualquier situación en la que dos o más personas trabajan juntas en el mismo lugar, pero no para la misma empresa.

 

Este modo de trabajo fomenta las relaciones entre profesionales de diferentes áreas que pueden desembocar en relaciones cliente – proveedor. Una de las principales ventajas de trabajar bajo esta modalidad, es que se genera un sentimiento de pertenencia a una comunidad de personas que frecuenta espacios de coworking.

 

A diferencia del trabajo desde casa o home-office, los objetivos de un espacio de coworking son combatir la soledad laboral, y por supuesto, rebajar las facturas de gastos.

 

Un espacio ideal de coworking suele ser un café, pero también podría ser un ambiente de oficina compartido o incluso la casa o loft de alguien. La idea principal es que los trabajadores individuales se reúnan en un lugar compartido para disfrutar de una mayor productividad y un sentido de comunidad.

  

En cambio, con la modalidad home-office, el trabajo y la casa son el mismo lugar. Los beneficios principales son que los gastos en transporte y gasolina se reducen drásticamente, se tiene una mayor autonomìa y control de los tiempos para realizar el trabajo, se genera menos estrés, hay más flexibilidad horaria y mayor posibilidad de compaginar la vida laboral y familiar, y las personas se vuelven más productivas.

 

Según un estudio de la Universidad de Stanford, las personas que trabajan desde casa son más productivas, generando un aumento entre un 10% y un 15%, debido a que se toman menos descansos, se concentran más en sus labores, se enferman menos, e incluso, tienen un índice de satisfacción y felicidad mucho más alto.

 

Ahora revisaremos un pequeño listado de las ventajas que esta modalidad supone para las empresas:

 

  • Ahorro en el arriendo de oficinas.
  • Es posible contratar a personas de cualquier parte del mundo.
  • Notable reducción de casos de absentismo laboral.
  • Facilidad de expansión geográfica y crecimiento internacional.
  • No hay problemas de convivencia entre empleados.

V. Cómo deshacerte de un inversionista sin afectar tu negocio

 

desvincular un socio

 

 

Sabemos que buscar un socio inversionista para capitalizar tu negocio toma tiempo y mucho cuidado.

 

Por lo general, los socios inversionistas ingresan a la sociedad cuando la empresa está comenzando o cuando es necesario darle un empujón para crecer.

 

No obstante, ese mismo cuidado y tiempo que dedicaste a atraer a ese inversionista también debes aplicarlo para desvincularlo del contrato social, sea cual sea la razón que lleve a esa decisión.

 

Ten en cuenta que modificar una sociedad para sacar un socio será un proceso sencillo o difícil dependiendo del tipo de sociedad que suscribiste. Por ejemplo, en una sociedad limitada todos los inversionistas deben estar de acuerdo, pero en una sociedad por acciones (SpA) no es necesario porque el control de la sociedad está en el número de acciones que tiene cada socio.

 

Según explica la organización sin fines de lucro de profesionales jurídicos Pro Bono, son diversas las razones por qué un socio deja una sociedad:

 

  1. Decisión voluntaria
  2. Por motivo grave
  3. Cumplimiento del plazo
  4. Término del negocio
  5. Insolvencia
  6. Pérdida de bienes sociales
  7. Muerte de un socio
  8. Incumplimiento de aportes pactados

 

Si es necesario desvincular al socio antes de que se cumpla el plazo de su estadía en el negocio por contrato, tienes dos opciones: la desvinculación de común acuerdo o la ruptura judicial.

 

En ambos casos, un paso común es que el cambio quede registrado en la escritura de constitución de la sociedad; retirar el nombre, RUT, nacionalidad, estado civil, domicilio, profesión y porcentaje de participación del socio, e indicar cómo queda la estructura después de su salida (capital social; razón social, etc).

 

1. Desvinculación de común acuerdo

 

En este caso, la separación ocurre con las partes en común acuerdo, de forma voluntaria, y sin requerir la intervención de una corte de justicia.

 

Así, la sociedad paga al socio que retira su parte del negocio, o bien éste vende su participación a otro de los socios. En cualquiera de estos escenarios, no es necesario cambiar el RUT ni la razón social porque la persona jurídica sigue siendo la misma.

 

Con la avenencia del inversionista que sale, las partes realizan una declaración jurídica que verifique las circunstancias que conllevan a su alejamiento de la sociedad.

 

Esto se traduce en una escritura pública que debes presentar ante notario, idealmente con el apoyo de un abogado, en la cual los socios o accionistas dejan constancia de la desvinculación.

 

Para que esta escritura pública sea efectiva, debes:

 

  1. Informar al SII de la modificación de la sociedad. Esta acción debe ocurrir dentro de los 15 días hábiles siguientes a la fecha de la modificación de los datos o antecedentes, o a contar de la fecha de inscripción en el Registro de Comercio.
  2. Inscribir el extracto de la escritura pública con el cambio en el Registro de Comercio del Conservador de Bienes Raíces. Este paso ayuda a reducir complicaciones en relación a terceros: proveedores, trabajadores, etc.
  3. SI es una Sociedad Anónima, de Responsabilidad Limitada o Sociedad por Acciones, debes gestionar la publicación del cambio en la escritura en el Diario Oficial.

 

2. Ruptura judicial

 

Por el contrario, si la causal de desvinculación requiere de una resolución judicial porque no hay un acuerdo, ambas partes deberán iniciar un juicio ordinario ante una corte civil a través de un abogado competente en la materia.

 

En esta instancia, está en manos de un juez dilucidar la validez de la salida del socio, el pago de la participación correspondiente, así como de otros costos del juicio.

 

El desarrollo de este proceso legal dependerá de la estructura de la sociedad elegida y cómo las partes justifican su demanda o defensa.

 

VI. Gig economy: la tendencia laboral que abre nuevas oportunidades de trabajo y negocios

 

gig-economy

 

Como empresa debes estar al tanto de las últimas tendencias de modelos de negocio y en el mercado laboral.

Por eso te contamos sobre el más reciente cambio de paradigma en materia laboral, que está transformando cómo las personas se relacionan con su profesión y trabajo.

 

Se trata de la “gig economy”.

 

Para pequeñas y medianas empresas en crecimiento que buscan potenciar nichos olvidados o poco conocidos, familiarizarse sobre este modelo puede abrir oportunidades interesantes.

¿Qué es la gig economy?

 

Esta frase se refiere a todo tipo de contrataciones temporales de profesionales o recursos por un tiempo determinado y para tareas específicas.

No obstante, la “gig economy” como tendencia surgió con fuerza en Estados Unidos después de la última crisis financiera; muchas personas quedaron sin empleo y se abocaron a realizar todo tipo de trabajos breves para subsistir.

El formato fue ganando adeptos en algunos sectores, especialmente servicios, y tomó distintas formas, como el trabajo colaborativo online y el trabajo on demand a través de aplicaciones móviles y plataformas web de convocatoria de empleos.

En Chile, la modalidad de “economía colaborativa” es la que mayor popularidad ha ganado, la cual se basa en el intercambio o arriendo de producto y/o servicios mediante plataformas tecnológicas.

Hoy en día, las empresas Airbnb (plataforma web de alojamiento privado compartido) y Uber (plataforma web de transporte privado compartido) son sus principales referentes.

 

¿Cuál es la principal característica de la gig economy?

 

Debido a sus diversas formas, no se puede hablar sólo de un tipo de gig economy. No obstante, tienen denominadores comunes:

  • Usan las plataformas digitales como herramienta de comunicación.
  • Tienen sistemas basados en calificaciones.
  • Se enfocan en nichos de mercado abandonados o caros y de mala calidad.

 

¿Son lo mismo la gig economy que el trabajo independiente o la subcontratación?

 

Son modalidades de trabajo que tienen características en común, pero no son lo mismo. La gig economy comprende la contratación de un profesional por un trabajo específico y por un tiempo determinado (hora o días, usualmente). Puede o no haber un contrato de por medio y, cuando lo hay, usualmente se trata de un contrato de prestación de servicios o a honorarios. 

Por lo general, no hay una relación de subordinación ni dependencia entre el profesional y el empleador.

Un trabajador independiente puede realizar servicios bajo la modalidad gig economy, por ejemplo. No obstante, también puede ser empleado por un negocio con un contrato a plazo fijo o de prestación de servicios para funcionar en jornada completa, mediana o a plazo determinado. 

Mientras, la subcontratación normalmente comprende que una empresa ejecute obras o servicios por cuenta propia para un tercero, mediante adjudicaciones directas o licitaciones, con contratos a plazo fijo de corto, mediano o largo aliento. 

 

¿Cuáles son las ventajas de trabajar bajo este formato?

 

Los defensores de la gig economy enfatizan que el beneficio de este formato de trabajo es transversal a economías, países y culturas, y destacan entre sus ventajas:

 

  • Flexibilidad de horarios
  • Libertad de acción
  • Fortalecimiento de habilidades y capacidades
  • Expansión del mercado laboral
  • Ocupación de tiempos muertos (cesantía o entre trabajos)
  • Aumento del ingreso extra
  • Especialización de tareas
  • Uso de recursos o productos o servicios subutilizados
  • Reducción de costos para empleadores

 

¿Cuáles son las desventajas de la gig economy?

 

Entre las críticas en contra de las empresas colaborativas que hacen negocio en base a esta modalidad de trabajo, se les acusa de no cumplir con las reglas ni obligaciones del mercado laboral formal.

En Chile, al igual que las personas contratadas a honorarios y debido a la naturaleza de los trabajos que realizan, los profesionales que funcionan bajo la modalidad gig economy no se rigen por el Código del Trabajo porque normalmente no están subordinados a un contrato de trabajo indefinido o a plazo fijo. Por ende, no les corresponde ninguno de los derechos sociales que establece la ley, como por ejemplo feriados anuales, indemnización por años de servicio, descanso en los días festivos, etc. Sólo les caen aquellos derechos que acuerda con su empleador en el contrato de prestación de servicios.

 

¿Cuáles son los beneficios de la gig economy para una Pyme?

 

Dependiendo del sector económico donde se desempeñe el negocio, la contratación temporal de profesionales con capacidades y habilidades específicas para realizar una tarea particular puede resultar beneficiosa para una Pyme cuando:

  • No puede emplear a estas personas de forma permanente, con un contrato fijo o a tiempo indefinido.
  • Cuando requiere emplear trabajadores de forma temporal sólo durante ciertos meses del año.
  • Cuando el negocio busca reducir sus niveles de rotación laboral.
  • Busca expandir la base productiva sin realizar una mayor inversión

 

¿Está regulada la gig economy en Chile?

 

No. Cabe enfatizar que ni el Código del Trabajo ni otra legislación laboral en Chile ha incorporado formalmente la “gig economy” en sus estatutos dado que es un fenómeno mundial bastante reciente.

VII. Cómo contratar personal para hacer crecer tu empresa

 

contratar-personal

 

 

¿Necesitas integrar a más personas a tu Pyme? ¿Tu negocio creció y necesitas nuevos perfiles? ¿En qué debes fijarte?

 

Antes de tomar decisiones apresuradas, te recomendamos respirar hondo y revisar los siguientes puntos para que la nueva contratación sea un aporte para tu emprendimiento.

 

Si lograste el sueño de convertir tu proyecto en una empresa, no debes dar ningún paso en falso. Todas las decisiones que tomes deben ser muy bien pensadas.

Justamente, elegir a un nuevo integrante para el equipo no es una tarea fácil. Por eso, acá te contamos todos los pasos para que sepas cómo contratar personal para hacer crecer tu negocio.

 

1.Definir el perfil del nuevo integrante

 

Antes de empezar a contactar candidatos, lo primero es que tengas claro para qué necesitas un nuevo integrante. Debes analizar las funciones que cumplirá, de qué manera quieres que se desempeñe y qué perfil requieres. Teniendo claros estos puntos, sabrás dónde buscar y qué requisitos pedir.

 

Por ejemplo, si tienes poco presupuesto, puedes considerar a alguien freelance, o si necesitas a alguien que te guíe en la tarea de llevar tu negocio, es mejor que busques a alguien con más experiencia y que conozca los desafíos del rubro.

 

Con estos puntos claros, podrás elaborar una descripción detallada del cargo que atraiga a la persona indicada.

 

Concéntrate en tareas específicas y no cometas el error de pedirle a una persona que haga labores para las que no está capacitada. Olvídate del “se busca periodista con experiencia en medios, que maneje photoshop y pueda llevar las finanzas de una pyme”.

 

2. Analizar los precios del mercado

 

Ahora que tienes claridad del perfil que necesitas, ¿cuánto tendrás que pagar por su trabajo? Para definir el presupuesto, debes ser realista. Si quieres a alguien con mucha experiencia y estudios, tendrás que ofrecer una renta acorde al mercado.

 

Recuerda que lo ideal es que la persona esté satisfecha y motivada. La rotación de personal es una pérdida para las empresas porque, por lo general, los nuevos integrantes requieren de un período de adaptación en los que no son productivos 100%.

 

Para que te hagas una idea de cuánto debes pagar a la persona que idealmente ocuparía ese puesto, lo más fácil es preguntar. También existen páginas como Tu Salario, que te pueden ayudar a calcular un sueldo de mercado.

 

3. Averiguar si sus objetivos calzan con los de tu empresa

 

Cuando el equipo es pequeño y tu empresa recién está empezando a crecer, la consecuencias de una mala contratación puede impactar gravemente en tu negocio. Los resultados pueden derivar en problemas de productividad, clima laboral y bajos resultados de los equipos.

 

Y cuando hablamos de una mala contratación, no sólo nos referimos a un mal trabajador. Muchas veces basta con que sus objetivos no encajen con los de la empresa, o que su desempeño no sea positivo. El costo de no hacer una buena selección es alto; perder a un trabajador cuesta alrededor de 10 veces el salario mensual de la misma persona.

 

Por eso es muy importante preguntar al candidato qué espera encontrar en este nuevo trabajo. Asimismo, debes exponer cuales son tus expectativas, bajo qué parámetros vas a medir su rendimiento, cuáles son los procesos internos, etc.

 

La entrevista debe ser lo más transparente posible para que ambas partes tengan una imagen clara de lo que van a encontrar.Pese a que es muy difícil predecir cómo va a ser el desempeño de un nuevo colaborador, saber si sus objetivos calzan con los de tu empresa puede ser un importante indicador.

En síntesis, si el candidato se ajusta orgánicamente a la cultura corporativa es un punto decisivo.

 

4.Analizar tus opciones

 

Por mucho que hayas tenido una excelente química con alguno de los candidatos, no te dejes llevar por las primeras impresiones. Tómate el tiempo suficiente para mirar sus trabajos, estudios y referencias. Puedes llamar a algunos de sus ex jefes o compañeros de trabajo para conocerlo un poco más.

 

No tengas reparos en contactar al postulante cuantas veces sea necesario, debes aclarar todas tus dudas. Una vez que tengas todas las cartas sobre la mesa, podrás tomar una buena decisión.

 

5. Invertir en la integración

 

Como lo vimos en el blog “Onboarding vs inducción: por qué necesitas las dos para la integración de nuevos colaboradores”, para que un colaborador pueda entender el funcionamiento de la empresa y de su área, es necesario generar instancias clave para que lo logre.

 

Esto va a requerir de una inversión de tiempo, energía y quizás dinero, pero si buscas que la contratación sea exitosa, estos procesos serán fundamentales.

 

Debes tener claro que el trabajo con el nuevo integrante, no termina en el momento en que firma el contrato. Se trata de un proceso mucho más largo y que podríamos decir, nunca culmina. Luego tendrás que preocuparte de retener los buenos talentos a tu lado. 

 

 

VIII. Alineación de vectores para crecer

alinear-vectores

 

Todas las empresas –y la mayoría de las personas– tienen una visión o una idea de dónde quieren estar. La pregunta es: ¿Cómo llegar ahí?.

 

Es común que la respuesta a esa interrogante signifique más presupuesto o hacer cambios radicales en la estructura de la organización. Aunque a veces esa es la solución; muchas veces es posible lograrlo alineando tus vectores.

 


Éste es un concepto que surgió de un consejo “a la pasada” que el magnate Elon Musk dio a Dharmesh Sha, COO y Cofundador de HubSpot. Y créenos, es muchísimo más simple de lo que crees.

 

En otras palabras, se trata de usar mejor lo que ya tienes

 

En este blog analizamos en qué consiste alinear tus vectores y un par de preguntas accionables para empezar a aplicar esta filosofía en tu empresa (aquí puedes leer el artículo donde Dharmesh sobre alineación de vectores en el negocio. También está este artículo con la experiencia de un CEO aplicando el enfoque de alineación de vectores).

 

Demás está decir que Elon Musk es un tipo fascinante. Lo tildaron “El arquitecto del Futuro” y el verdadero Ironman. ¿Su último proyecto? Colonizar Marte.

 

Este video explica por qué Musk es el hombre más interesante del mundo.

  

Es importante saber esto para entender su enfoque y comprender cómo la alineación de vectores le permite alcanzar sus impresionantes resultados.

 

La buena noticia es que tú también puedes usar este marco y aplicarlo en tu propia empresa para llevarla al próximo nivel y no necesitas ser ingeniero o científico para hacerlo.

 

¿Qué es un vector?

 

En álgebra lineal un vector es una cantidad que tiene magnitud y dirección. Para Elon Musk, todas las personas que componen tu organización son vectores.

 

Ahora, lo interesante es que si sumas dos o más vectores, el resultado es su magnitud combinada y su dirección.

 

Si miras a cada persona en tu Pyme como un vector y los sumas, el vector resultante representa la dirección y el impulso con que avanza tu empresa.

 

¿Cómo alinear tu empresa en torno a vectores?

 

Supongamos que en tu empresa trabajan cuatro personas. Carlos, encargado de marketing; Javier, a cargo de operaciones; Fernanda, responsable de ventas; y tú, encargad@ de las finanzas y la estrategia del negocio.

 

Supongamos ahora que cada uno tiene asignada una cierta cantidad de unidades de productividad.

 

Mira la imagen de abajo. En un ambiente ideal, todos en la empresa están 100% alineados.

 

 

null

 

 

Sin embargo, en la mayoría de los casos los vectores –las personas que componen la organización– no están alineados, lo que desacelera el desarrollo del negocio.

 

null

 

 

Si quieres saber cuánto avanza tu empresa, suma todos tus vectores. Midiendo la productividad y comparando con los resultados reales, tendrás una fotografía bastante fidedigna de tu estado actual.

 

Escenarios posibles

 

Ahora, hay tres escenarios posibles que pueden darse bajo las condiciones de este ejemplo.

 

Vector nulo

 

Dos vectores (Javier + Fernanda y Carlos + Tú) empujan en direcciones opuestas: el impacto total es cero. En este caso tu empresa anotaría cero avance, aunque todos los vectores sean personas competentes y de alto impacto.

 

Impacto subóptimo

 

Es el ejemplo de la segunda imagen. Sólo un vector empuja en la dirección correcta, mientras que solo dos están “más o menos alineados”. Y en la mayoría de las empresas, siempre hay una persona que no está alineada.

 

Escenario óptimo: vectores alineados (la receta de Elon Musk)

 

Tener tus vectores alineados significa tener a todas las personas en tu organización remando en la dirección correcta hacia una meta común. El resultado es máximo impacto y máximo avance.


 

null

 

 

Es necesario destacar que el alineamiento total no existe, en ninguna empresa y para ninguna persona. No todos en una organización están en ella por las mismas razones.

 

Sin embargo, es posible avanzar poco a poco hacia este estado. Dharmesh Sha define tres vectores de alineamiento:

 

  1. Alinear a tus colaboradores con las metas de la organización
  2. Alinear equipos individuales (marketing, ventas, finanzas, etc. con las metas de la organización
  3. Alinear las metas de la organización con las necesidades del cliente

 

Es común que las empresas pierdan de vista el tercer vector. En este caso, los equipos están enfilados pero no están resolviendo el problema correcto. No trabajan para resolver lo que el cliente quiere, necesita o aspira.

 

¿Cómo empezar a aplicar el método de los vectores?

 

Muy simple. Mira tu lista de proyectos o iniciativas y pregúntate lo siguiente:

 

  1. ¿Es la magnitud de la inversión (tiempo, presupuesto y esfuerzo) en este problema suficiente para la meta que queremos alcanzar?
  2. ¿Están las personas y proyectos relacionados alineados con esta meta (y viceversa)?

 

Por ejemplo, cada campaña que tu equipo de marketing crea y ejecuta es un vector, que debería estar alineado con las metas de la empresa y las necesidades del cliente.

 

Si vas a formar una alianza con otra organización, independiente de su tamaño, debes examinar cuán alineada está esta empresa con tus metas.

 

Si estás buscando inversionistas, no te quedes en los términos (participación, cantidad de acciones, etc.). Determina qué inversionista está más alineado con el tipo de empresa que buscas construir.

Conclusión

Como puedes ver, es probable que tengas muchas oportunidades de introducir mejoras que te permitan hacer más con lo que ya tienes. 


La clave es alinear a las personas clave de tu negocio para empujar hacia un objetivo común, desde tus accionistas hasta tu personal, pasando por puestos clave como el o la gerente de finanzas.

De esta manera, podrás ahorrar el tiempo y esfuerzo que dedicas a lo operativo, y enfocarlo en hacer crecer tu empresa.