Tiempo de lectura: 3 minutos

    Onboarding vs inducción: por qué necesitas las dos para la integración de nuevos colaboradores

    Para poder comprender la necesidad de ambos procesos en tu equipo, primero tienes que entender cuáles son las diferencias entre ellos.

    ¿Cuál será el primer contacto que tendrán los trabajadores con tu empresa?, ¿cómo harás que un nuevo trabajador entienda su rol dentro del área?, ¿cómo será la integración de nuevos colaboradores? Aquí te contamos acerca del onboarding vs inducción.


    Si quieres integrar de manera efectiva a un nuevo trabajador, es fundamental que reciba una introducción sobre aspectos generales de la empresa, pero también que entienda sobre su rol dentro de un departamento específico.

     

    Para ello, se utilizan dos procesos: inducción y onboarding. Estas acciones suelen confundirse, sin embargo son complementarias.

     

    Inducción

     

    ¿Qué es la inducción? La inducción es el evento que cada nuevo colaborador experimenta una vez. En ella se da a conocer información básica del funcionamiento de la empresa, como la estructura, los beneficios, los procesos, etc.

    Su objetivo es despejar todas las dudas básicas que puede tener una persona que se integra a la organización. Muchas veces es la instancia para presentar a los líderes de cada área para que expliquen cuál es el rol dentro de la organización.

     

    En síntesis, la información que es entregada en una inducción trata sobre la misión, visión y valores de la empresa. Es la instancia para entregar el papeleo obligatorio que la persona debe completar, introducir los planes de beneficios, resumir las políticas de seguridad y salud, revisar los procesos administrativos, etc.

     

    Onboarding

     

    ¿Qué es el onboarding? El onboarding es una serie de eventos -incluida la inducción- que ayuda a los colaboradores a entender cómo ser exitosos en el día a día de su trabajo y cómo contribuyen en el negocio general.

     

    El onboarding no se puede reducir a un listado de acciones y suele conocerse como la mejor forma de fidelizar un talento.

    En esta etapa, la persona es introducida en profundidad a su departamento. Aprende la cultura y los objetivos del negocio participando de reuniones y proyectos con sus compañeros.

     

    De esta manera, gradualmente aprenderá los detalles de su rol y sus responsabilidades, desde cómo completar correctamente las tareas clave, a quién acudir con preguntas, cómo obtener aprobación para su trabajo y cómo hacer sugerencias.


    Un plan de integración debe centrarse en lo que más le importa a cada departamento con el objetivo de ayudar a los nuevos empleados a establecer conexiones entre los objetivos de toda la empresa y sus tareas cotidianas.

     

     

    Para más información puedes ver la guía de cómo escalar el manejo de equipos en Pymes en crecimiento

     

    New Call-to-action

    Compartir en

    Deja tu comentario

    Tu dirección de email no se publicará. Con * se encuentran los datos requeridos para realizar el comentario.

    Ver artículos similares

    Detox digital para mejorar bienestar y productividad en el teletrabajo

    El teletrabajo es sin duda la modalidad laboral que se impone como parte de la realidad actual para empresas y colaboradores. Si bien trae múltiples beneficios, también genera riesgos para la salud y la productividad si los trabajadores remotos no...

    Cómo la tecnología mejora la productividad de tu negocio

    Si tu equipo no está llegando a los objetivos mensuales propuestos, ya sea por factores que influyen en su rendimiento y productividad, es momento de descubrir cómo la tecnología puede aportar a cambiar este escenario.

    5 herramientas para medir el desempeño de los teletrabajadores

    Las nuevas modalidades que surgen impulsadas por los avances tecnológicos y la penetración de Internet, como es el caso del teletrabajo, requieren de herramientas que ayuden a gestionar el cumplimiento de los procesos asignados a cada colaborador.

    ...