Innovación para Pymes: ¿Qué es el Design Thinking y cómo aplicarlo en tu Pyme?

Escrito por josé

Tiempo de lectura: 3 minutos

El inmenso éxito de las empresas con un alto componente de diseño en sus productos –como Apple por ejemplo– ha empujado a muchas empresas a buscar formas de aprender a pensar como diseñadores.

 

En este blog te contamos “qué es el Design Thinking” y cómo introducirlo en tu Pyme.


El diseño ahora va más allá de los objetos. Ahora se aplica a los servicios de una empresa, los procesos para conseguirlo, la experiencia del cliente o usuario, e incluso los espacios de trabajo.

 

Como veremos a continuación, la base de tu diseño es la base de tu negocio mismo: conocer a tu cliente.

 

¿Qué es el Design Thinking?

 

Conocido también como “Pensamiento de diseño”, Interaction-design.org define lo define como un proceso iterativo para entender al cliente, desafiar supuestos que no están basados en data y redefinir problemas.

 

Esto permite descubrir estrategias y soluciones que aún no son visibles con nuestro nivel actual de entendimiento. Al mismo tiempo, ofrece una nueva herramienta para abordar y resolver problemas –es una combinación de enfoques, tareas y métodos.

 

El Design Thinking es un arte y una ciencia. Creativity at Work explica que la mentalidad de diseño no se enfoca en los problemas, sino en soluciones y acciones.

 

Para ello, se alimenta de lógica, imaginación, intuición y razonamiento sistémico para explorar todas las posibilidades que permitan crear resultados que beneficien a tus clientes o usuarios.

 

Tim Brown, CEO de la empresa de innovación y diseño IDEO, señala que el Design Thinking es una disciplina que usa la sensibilidad y los métodos de un diseñador para responder a las necesidades de las personas con soluciones tecnológicamente viables. Este es el punto de partida para estrategias de negocio viables que se traduzcan en oportunidades de mercado.

 

Por su parte, el difunto Steve Jobs alguna vez dijo que es un error pensar que el Design Thinking es la apariencia del producto. No se trata de cómo se ve y cómo se siente. El diseño es cómo funciona.

 

Y en su libro “Designerly ways of knowing”, Nigel Cross explica cómo el arte, la ciencia y el diseño se combinan para hacer posible el diseño de nuevas soluciones:

 

  • Ciencia: identifica similitudes entre cosas diferentes
  • Arte: identifica diferencias entre cosas similares
  • Diseño: crear “totalidades” factibles a partir de “partes” no viables

 

¿Cómo introducir el Design Thinking en una Pyme?

 

La clave del Design Thinking es la creencia de que las ideas pueden surgir en cualquier parte de la organización y que cualquiera de sus miembros puede innovar. Los académicos Jill E. Perry-Smith y Pier Vittorio Mannucci dividen el proceso en cuatro fases:

 

  1. Generación de ideas: en esta etapa quieres cantidad, no calidad. Mientras más ideas tengas, mejor. No se trata de encontrar la solución perfecta, sino de analizar el desafío desde todos los ángulos y pensar tantas soluciones como sea posible. Las mejores ideas aparecen cuando combinas datos que nunca han sido combinados antes.

  2. Prototipo y experimentación: una vez que tengas tu lista de ideas, necesitas un sistema para quedarte con las mejores. A veces no es fácil distinguir una excelente idea de una idea genial. Construir un prototipo –una versión inicial de esta– y probarlo en un grupo pequeño puede ser la mejor forma de saber qué funciona y qué no. La clave es aprender de los fracasos e iterar. En ese sentido, la crítica debe ser constructiva para que el proceso siga avanzando.
  1. Patrocinar: incluso si tienes una buena idea, necesitas recursos y apoyo para escalarla. Para convencer a las personas de que puede ser implementada con éxito, debes tener datos de cada etapa del proceso para respaldar esta aseveración.
  1. Implementación: en esta etapa el objetivo es convertir la idea en algo tangible –un producto o servicio terminado. Sin embargo, el verdadero éxito está en el impacto que provoca en la organización o el mercado. ¿Y qué es el impacto? El grado en que las personas adoptan el producto o servicio y lo incorporan en sus vidas, reemplazando soluciones anteriores.

 

Conclusión

 

Como puedes ver, en el fondo el Design Thinking es una forma de trabajar que cualquier empresa puede aplicar. No es necesario tener un laboratorio o invertir miles de millones. Solo necesitas apertura y un ambiente receptivo a las ideas, vengan de donde vengan.

 

Todo parte de un interés profundo en tus clientes. Fomentando el Design Thinking reforzarás los valores positivos en tu cultura interna, junto con acercar la innovación a todos en tu organización.

 

Webinar Innovación

 

 

¿CÓMO INTRODUCIR EL DESIGN THINKING EN UNA PYME_


Déjanos un comentario


Posts más recientes

Subscríbete a nuestro blog