Conocer la personalidad de tus candidatos mejora la selección de personas de tu Pyme

Escrito por josé

Tiempo de lectura: 6 minutos

¿Sabes con quiénes trabajas?, ¿Estás eligiendo a los colaboradores correctos para tu empresa?, ¿Contratas a la gente que necesitas?

Piensa bien antes de responder estas preguntas.

Muchos líderes y dueños de pequeñas y medianas empresas (Pymes) basan la selección y reclutamiento de trabajadores en referencias de conocidos, lo que dice el currículum y las respuestas en la entrevista de trabajo.

Sin embargo, muchas veces estos procesos de contratación obvian un elemento importante.

 

 

La personalidad del futuro colaborador.

 

Ciertamente, los recursos y el tiempo en una pyme son escasos. Hay limitados conocimientos sobre selección de personal, y normalmente no hay un área de Recursos Humanos que se haga cargo. Por ende, apelas a lo conocido para contratar.

 

Aún así, conocer la personalidad del trabajador antes de contratarlo te permitirá prever éxitos y fracasos, seleccionar colaboradores de calidad, y cuidar el clima laboral.

 

Para ello, existen diversos instrumentos psicológicos de medición de personalidades que consultoras de Recursos Humanos y grandes empresas ocupan en sus procesos de reclutamiento y selección, desarrollo personal, capacitaciones y trabajo de liderazgo. Los más populares son:

 

 

Explica las diferencias de personalidades de acuerdo con la Teoría de las Preferencias Personales de Carl Jung.

 

Según esta teoría, todos los seres humanos nacen con preferencias distintas hacia cuatro pares de alternativas de personalidad. Así, una persona puede ser:

 

  1. Actitud: Extrovertido(E) o Introvertido (I); y,
  2. Función: Sensorial(S) o Intuitivo (N); y,
  3. Estado: Racional (T) o Emocional (F); y,
  4. Tipo de Vida: Calificador (J) o Perceptivo (P).

 

La combinación de estas cuatro preferencias da como resultado 16 tipos de personalidades distintas con características y roles primordiales; revisa en detalle cada una de estas alternativas aquí.

 

  1.  

    ISTJ

    Responsabilidad. Inspector

     

    ISFJ

    Lealtad. Protector. Mente Maestra

     

    INFJ

    Contemplación. Consejero.

     

    INTJ

    Independencia.

     

    ISTP

    Pragmatismo. Operador.

     

     

    ISFP

    Artística. Compositor.

     

     

    INFP

    Idealismo.

     

     

    INTP

    Conceptualismo.

     

    ESTP

    Espontaneidad. Promotor

     

    ESFP

    Generosidad. Performador.

     

    ENFP

    Optimismo. Campeón.

     

    ENTP

    Invención. Inventor.

     

    ESTJ

    Pujanza. Supervisor.

     

    ESFJ

    Armonía. Proveedor.

     

    ENFJ

    Persuasión. Maestro.

     

     ENTJ

    Imponencia. Jefe.

 

Modelo de los Cinco Grandes

 

Este modelo es popularmente conocido como Las Cinco Grandes y cubre los principales aspectos de las personalidades, dividiéndolas en:

 

  • Extraversión
  • Emoción
  • Afabilidad
  • Responsabilidad
  • Apertura

 

Según esta teoría, estos cinco factores se combinan de forma distinta en cada persona, y tienen mayor o menor grado de intensidad, destacando uno más sobre otro, dando pie a diferentes patrones de comportamiento.

 

¿De qué sirve conocer las personalidades para reclutar personal?

 

El éxito de los equipos de trabajo, y de paso de la continuidad de un negocio, no sólo depende de productividad y desempeño. También de la personalidad de sus miembros individuales; cómo estos se relacionan entre sí y cómo trabajan con el resto de sus compañeros y otros colaboradores de la empresa.

 

Por ende las áreas de Recursos Humanos y los liderazgos de grandes empresas se apoyan en este tipo de herramientas para saber cómo se desempeñarán los potenciales candidatos en los equipos de trabajo, anticipar su relación con colaboradores más veteranos, y prever cómo se comportarían durante momentos cruciales para la empresa, como crisis o planes de crecimiento.

 

Con estas guías, los gestores de capital humano y líderes saben cómo potenciar las fortalezas y manejar las debilidades de estos colaboradores.

 

Otro uso útil de este conocimiento es que ayuda a formar equipos de trabajo complementarios y afines, anticipar roces o dificultades en el día a día, y fomentar el compañerismo y la confianza.

 

¿Cómo aprovechar las personalidades para formar equipos de trabajo productivos y colaboradores?

 

Como líder o administrador de la Pyme puedes usar este conocimiento para aprovechar las fortalezas de cada persona y estar consciente de las dificultades que podrían generar sus debilidades.

 

Ciertamente, conocer cada personalidad te permitirá construir equipos más idóneos. No obstante, seleccionar a tus colaboradores sólo en base a su personalidad no es garantía de éxito.

 

Un equipo de trabajo sano comprende diferentes personalidades que se potencian entre sí, habilidades y capacidades aprendidas con la experiencia de vida y profesional, y factores de diversidad como género, edad, etnia, orientación sexual, y discapacidad, entre otros.

 

Por ejemplo, la aplicación del test Myers-Briggs demuestra que ciertas personalidades funcionan mejor en ciertos tipos de tareas o responsabilidades, como:

 

  • Extrovertidos se desempeñan mejor en ventas y generar nuevas ideas de proyectos o productos y servicios.
  • Introvertidos y Perceptivos tienen inclinación por la gestión de recursos y finanzas e inventarios.
  • Sensoriales y Calificadores destacan por cumplir procesos y son hábiles en tareas de gestión de capital humano.
  • Sensoriales son perseverantes y empujan un proyecto hacia una meta específica.
  • Perceptivos: son ideales para gestionar proyectos dentro de los tiempos estipulados.
  • Introvertidos: son reconocidos por sus habilidades para escuchar.
  • Emocionales: saben escuchar y otorgan mayor valor a las ideas.
  • Emocionales y perceptivos: soportan mejor una situación de crisis emocional o estrés.

 

No obstante, sucede también que cada personalidad tiene sus dificultades:

 

  • Extrovertidos: tienden a dominar la situación y a acaparar la atención.
  • Introvertidos: evitan la sobreexposición y lideran sólo cuando se les solicita.
  • Sensoriales e intuitivos: se enfocan demasiado en los detalles y pierden perspectiva.
  • Calificadores y racionales: pueden llegar a ser inflexibles.
  • Perceptivos e Intuitivos: tienen problemas para comunicar lo que piensan.

 

Sucede también que las preferencias de las personas sufren cambios en el tiempo. Esto significa que ciertas características de la personalidad se fortalecen o bien ceden espacio a otras.

 

En tanto, las personalidades de las Cinco Grandes se destacan por estas características laborales:

 

  • Responsables: trabajan duro, pueden trabajar tareas múltiples, saben enfrentar desafíos y buscan cumplir metas, pero pueden ser trabajólicas en extremo. El contrario es la indolencia, pereza y negligencia.
  • Estables emocionales: enfrentan las situaciones adversas con calma y sufren de poca ansiedad. Los neuróticos, en cambio, tienen dificultades para enfrentar los problemas.
  • Amables: son amistosos, solidarios y compasivos, y confían en los demás. Más importante aún, son capaces de empatizar con otros. Su opuesto son las personalidades egoístas, egocéntricas y ególatras.
  • Abiertos: son flexibles y dispuestos a enfrentar lo desconocido y los cambios. Son viajeros por naturaleza y se les conoce por hacer de forma distinta los trabajos que les encargan.
  • Extrovertidos: disfrutan estar rodeados de personas y son asertivos en sus análisis y opiniones. Su contrapuesto es la gente tímida, temerosa e indecisa.

 

Como toda herramienta, estos tests de personalidad ofrecen una hoja de ruta; los colaboradores demostrarán sus verdaderas capacidades y habilidades de trabajo en equipo en la práctica.

 

Conclusión

 

Cómo líder de tu Pyme debes saber con quiénes trabajas antes incluso de contratarlos.

 

Los tests de personalidad ofrecen una guía para entender mejor a tus colaboradores y conocer sus fortalezas y debilidades de carácter. Este conocimiento te permitirá prever potenciales desempeños y oportunidades.

 

No obstante, las experiencias de vida ajustan de tanto en tanto las preferencias de personalidad. Por eso debes monitorear el rendimiento de tu equipo constantemente.

 

Al medirlo, podrás observar cuidadosamente y reaccionar a tiempo ante cambios en el comportamiento o tendencias que sean útiles o compliquen la relación dentro del equipo.

 

New Call-to-action 


Déjanos un comentario


Posts más recientes

Subscríbete a nuestro blog