Comunica bien tu estructura organizacional para que los colaboradores conozcan la empresa

Escrito por josé

Tiempo de lectura: 3 minutos

La manera como funciona tu empresa es vital para el desempeño de tus trabajadores. Ellos deben entender para quién trabajan, cuáles son los procesos, tareas y roles a cumplir, y cómo ocurre la comunicación interna y externa de la organización.

Pero, ¿tus colaboradores tienen claro qué estructura organizacional aplica en la  empresa? ¿El actual orden permite que la comunicación fluya entre las áreas? ¿Las expectativas sobre lo que se puede hacer o no en el negocio son reales?

En la práctica, saber qué estructura funciona la empresa impacta directamente en la construcción y cuidado de un clima laboral positivo. Si no está clara, bien puede ser la piedra de tope de todos tus esfuerzos para fomentar un buen ambiente.

¿Qué es una estructura organizacional?

Todas las empresas trabajan con una estructura organizacional, la cual define la jerarquía con la que se trabaja internamente, asignando los roles, poderes y responsabilidades según corresponda.

Es decir, es el esqueleto que explica cómo funciona la compañía en la práctica, explica el blog de administración ConexiónESAN de la Escuela de Negocios ESAN.

Es un orden necesario porque un lugar de trabajo está compuesto por personas que funcionan con un objetivo en común, y para lograrlo, cada cargo necesita entender su rol, alcance de sus tareas, y su contribución a la operación del negocio.

El papel que la estructura organizacional tiene en el éxito de la empresa es vital. Es tan importante como los procesos estratégicos que lo hacen funcionar. Estos procedimientos y técnicas necesitan operar en un espacio con roles y responsabilidades claras.

La relación entre procesos y la estructura organizacional es también crucial para el rendimiento de la empresa, según un estudio de 100 compañías de tamaño pequeño, mediano y grande elaborado por académicos de la Universidad Autónoma de Madrid y la Universidad de Salamanca.

No obstante, que sea una estructura no significa que sea inmóvil. Es una disposición que bien puede evolucionar de manera totalmente diferente a lo que el liderazgo planifica. Sin un plan de diseño organizacional claro que ayude a orientar esta evolución,  puede surgir de manera espontánea, sobre todo en etapas tempranas de la organización.

Existen diferentes estructuras organizacional y cada empresa debe evaluar si el formato que actualmente funciona es el adecuado o no. ¿Sabes cuál opera en tu negocio?

1. Funcional

Es la más clásica de todas. Consiste de una jerarquía vertical, explica ConexiónESAN, ya que cada trabajador responde ante un supervisor y los equipos se agrupan en áreas de especialidad (producción, ventas, diseño, marketing, etc).

 

Es adecuada para una empresa de producción masiva y de bajo costo, ya que funciona de una manera muy eficiente. Sin embargo, al haber tantas divisiones, la comunicación no fluye bien.

2. Divisional

Este modelo trabaja dividiendo las tareas en áreas o secciones. La idea es que cada unidad cuente con recursos propios para no tener que depender de un mando central. Aunque no significa que no haya un cargo de dirección general, pero las tareas están delegadas por equipos, y cada uno funciona a su propio ritmo..

Es útil para empresas que abarcan muchas regiones, mercados, y/o productos, pero su princnipal desventaja desde el punto de vista del clima laboral es que fomenta la generación de feudos y luchas de poder, explica el blog Los Recursos Humanos.

3. Horizontal

Es un tipo de estructura “plana” que prescinde de los mandos medios. De esta forma, los jefes o líderes de la compañía tienen mayor contacto con los trabajadores de primera línea y de planta.

Esto Conviene para construir un clima laboral participativo porque otorga mayor poder de decisión a los miembros del equipo, informa el blog Retos para ser Directivo de EAE Business School y Harvard Deusto Business Review.  Esa mayor colaboración promueve la libertad y autonomía entre los trabajadores, así como incrementa los niveles de compromiso y cooperación.

4. Matricial

Es un modelo de matriz, en el cual cada trabajador responde a dos supervisores o

jefes inmediatos: uno funcional, a cargo de asignar tareas operativas (como marketing o ingeniería) y oro de proyecto, que debe gestionar tareas específicos y temporales.

Su diseño busca combinar lo mejor de las estructuras funcional y divisional, explican los expertos Sebastián Lavezzolo y Carlos Rodríguez en el blog IESE Insight de la Escuela de Negocios IESE.

Contribuye los siguientes beneficios en la construcción de un clima laboral positivo: recursos humanos flexibles, ya que pueden ser compartidos entre diferentes áreas; fomenta la comunicación entre individuos y equipos; y motiva a los trabajadores a desarrollar diferentes habilidades.



 

Conclusión

 

 

guia traccion pymes


Déjanos un comentario


Posts más recientes

Subscríbete a nuestro blog