¿Cómo decidir la estructura organizacional que mejor se adapte a mi empresa?

Escrito por josé

Tiempo de lectura: 3 minutos

Para las empresas de todos los tamaños, es muy importante contar con un orden interno, una organización que ayude a que el trabajo fluya y que cada componente se pueda desarrollar de manera correcta.

 

La estructura organizacional no es un pilar, es la base donde se construye la empresa y donde se organizan todas las actividades.

 

Si no sabes qué estilo de estructura es la que mejor se adapte a tu empresa, o tienes dudas en cómo implementar una nueva organización, te entregamos algunas ideas a continuación.

 

Todas las empresas trabajan con una estructura organizacional, ya que permite determinar de qué manera son asignados los roles, poderes y responsabilidades.

 

En otras palabras, es la manera de asignar las funciones que cada área o persona debe cumplir dentro de la compañía.

 

Es una herramienta que resulta básica y necesaria para el correcto desarrollo de cualquier empresa, ¿Por qué? Bueno, un lugar de trabajo está compuesto por personas que funcionan con un objetivo en común, y para lograrlo, cada trabajador cumple una función. La estructura organizacional les entrega esta función.

 

Una buena estructura organizacional es vital cuando partes con un emprendimiento. En ese momento eres tú mismo quien debe encargarse de que las cosas funcionen correctamente, pero no eres un súper humano y, a medida que tu pequeña empresa crece, vas a tener crear un equipo y comenzar a delegar tareas y funciones.

 

Encontrar una estructura que se adapte a tus requerimientos te ayudará a determinar a cuántas personas necesitas trabajando contigo, identificando y definiendo las responsabilidades de cada individuo, para de este modo, tener una comunicación saludable, un plan de crecimiento y, como objetivo principal, alcanzar las metas que te propusiste al comienzo.

 

Ahora, debes saber que existen distintos tipos de estructuras y cada empresa es libre de elegir la que se adapte mejor. Existen 4 tipos básicos que puedes implementar:

 

Estructura organizacional funcional

 

Es la manera más tradicional de organizar una empresa. Consta de una estructura jerárquica: cada trabajador tiene un encargado y los equipos son agrupados en áreas de especialidad (producción, ventas, diseño, marketing, etc).

 

Es adecuada para una empresa de producción masiva y de bajo costo, ya que funciona de una manera muy eficiente. El contra, es que al estar tan dividido cada sector, la comunicación entre equipos se hace menos fluida.

 

Estructura organizacional divisional

 

Este modelo trabaja dividiendo las tareas en áreas o secciones. La idea es que cada departamento cuente con recursos propios para no tener que depender de un único mando.

 

Este estilo de organización es principalmente útil para empresas con modelos de liderazgo y gestión, donde los trabajadores tengan la capacidad de ser autónomos.

 

Ahora, esto no significa que no exista un cargo de dirección general, sino que las tareas son delegadas a los equipos y , de esta forma, los procesos toman su propio ritmo.

 

¿Algunos pros? Permite centrarse en cada uno de los diferentes tipos de clientes, refuerza el compromiso, la eficiencia y algunos de los procesos internos se hacen más dinámicos.

 

Estructura organizacional horizontal

 

Es un tipo de estructura que podríamos llamarle “plana”. Aquí se eliminan la mayor parte de los mandos medios (y con esto, sus funciones también desaparecen). De esta forma, los jefes o líderes de la compañía tienen mayor contacto con los trabajadores de primera línea (como vendedores o servicio técnico), trabajadores de planta de producción y clientes.

 

¿Pro? Promueve libertad y autonomía entre los trabajadores, y genera un alto nivel de compromiso, cooperación y colaboración.

 

Estructura organizacional matricial

 

Al aplicar este tipo de estructura, la autoridad se divide en dos áreas: funcional y proyecto. Es un modelo de matriz, donde cada trabajador responde a dos supervisores o jefes inmediatos: uno funcional, que se encarga se encarga de revisar las tareas funcionales (como marketing o ingeniería) y uno de proyecto, que debe gestionar proyectos específicos y transitorios.

 

Algunas de sus ventajas son: la flexibilidad de recursos humanos que ofrece, ya que pueden ser compartidos entre diferentes proyectos y facilita la comunicación del equipo, ya que todos deben en algún punto trabajar con todos. Además, ayuda a potenciar las especializaciones de los trabajadores y a trabajar diferentes habilidades.

 

Conclusión

 

Ya sea que lo tuyo es un emprendimiento o una empresa grande, es fundamental para su desarrollo y crecimiento de esta, que te tomes la creación de la estructura organizacional muy en serio, ya que en base a ella es que construirás tu proyecto.

 

Además, te ayuda a trabajar con claridad, conciencia y coherencia, lo que trae beneficios fundamentales para el desarrollo de tu compañía como la atracción de las personas correctas, con quienes compartes ideas y principios, lo que se transformará en un equipo de alto rendimiento.

 

Evalúa tu proyecto, estúdialo y define cual es la mejor manera para organizarlo. Verás los beneficios que trae trabajar con la estructura organizacional correcta.

 

guia traccion pymes


Déjanos un comentario


Posts más recientes

Subscríbete a nuestro blog