¿Cómo contratar un abogado para tu Pyme?

Escrito por josé

Tiempo de lectura: 4 minutos

Si llegó el momento de contratar un abogado para tu Pyme, piénsalo dos veces ante de pedirle al primo o a la amiga de la familia recién egresados de la escuela de derecho, o al amigo de infancia.

Una elección tan subjetiva puede perjudicar a tu negocio.

Mejor hazlo de manera profesional, tal y como eliges a los trabajadores de tu empresa.

Es cierto, los datos y referencias de amigos y familiares son útiles, pero no te quedes sólo con eso porque la asesoría legal que reciba tu Pyme hará la diferencia en su continuidad. 

Hazte asesorar

Si está dentro de tu presupuesto, y es factible, terceriza el servicio de contratación a un asesor externo en recursos humanos especialista en selección de personal.

En paralelo, hazte asesorar por abogados de confianza de tu círculo cercano de emprendimiento. Quizás no se especialicen en el área que necesitas, pero pueden ser tus consjeros en el proceso de selección de candidatos; ellos sabrán rápidamente si el profesional realmente tiene la experiencia que dice tener.

Asimismo, pide ayuda a un psicólogo laboral que se encargue del proceso de entrevistas por competencias; este modelo busca conocer la conducta del entrevistado en el pasado, una variable que permite estimar una conducta futura. En esta instancia, las alarmas sonarán temprano en caso de que el candidato no cumpla con el perfil que necesitas.

Sin embargo, en caso de que no puedas o no quieras recibir asesoría, puedes implementar los mismos pasos que conforman un proceso de reclutamiento, selección y contratación estándar.

Verifica referencias

Es el paso más importante, quizás. La referencia directa de parte de personas de confianza es un buen punto de inicio. No obstante, no te quedes sólo con los buenos comentarios de amigos y familiares.

Investiga y verifica a tu candidato, aprovechando el acceso a información que existe hoy en día gracias a Internet.

Sólo buscando en Google podrás encontrar buenos comentarios o reclamos asociados al servicio de un abogado; redes sociales como Facebook y Twitter pueden ser de ayuda, sobre todo si su nombre aparece en grupos de clientes decepcionados por servicios mal prestados, como Reclamos.cl. Asimismo, Linkedin es hoy una buena herramienta de consulta; revisa si tiene un perfil, el tipo y calidad de sus contactos, y si ha recibido recomendaciones o buenos comentarios por su trabajo. 

Evalúa experiencia

Determina si el candidato tiene antecedentes en la gestión legal de las áreas tributaria, regulatoria, ventas, proveedores, patentes, propiedad intelectual, o societaria, dependiendo de tu necesidad.

Una vez que el candidato te entrega su información, como curriculum vitae, ejemplos de causas y procesos llevados a cabo bajo su dirección, y contactos de referencia, corrobora que tiene los años de experiencia que indica y que trabajó en las áreas en cuestión.

Pídele el contacto de clientes pasados; corrobora el nombre de estos y de las empresas. Si trabajó para un estudio de abogados, llama a éste y consulta sobre su desempeño.

En el caso de mala praxis o abandono de deberes, este filtro será muy útil. Pero ten en cuenta también que tu candidato pudo haber sido desvinculado por diferencias de opinión o rivalidades internas que bien podrían influenciar en la opinión de sus ex empleadores.

Confirma también que efectivamente obtuvo el título de abogado en la universidad que indica. Basta con llamar a la escuela y consultar por su nombre y RUT.

Asimismo, durante la entrevista de trabajo pregúntale qué haría en un caso específico de asesoría legal que necesites (y que conozcas bien). Si te responde con evasivas o generaliza, es muy posible que desconozca el procedimiento, lo que es una alerta.

Idealmente, contarás con el apoyo de un especialista en recursos humanos en esta etapa, dada la gran cantidad de tiempo que deberás dedicar a esta evaluación.

Negocia el valor

Al final del día, las personas evalúan sus posibilidades entre dificultad y precio. Si necesitas un abogado para casos complejos que se extienden en el tiempo, quizás debes tenerlo de punto fijo en la empresa. Aquí tu interés estará tanto en el precio como la experiencia; si son temas más difíciles y delicados, la experiencia adquiere mayor importancia.

Pero si se trata de trámites sencillos aunque tediosos, como la confección de un contrato o constitución de una nueva empresa, normalmente el precio es más relevante.

Independiente de cuáles variables priorices, negocia el precio por horas dentro de una jornada de trabajo estándar, las horas extra, y los fines de semana.

Pídele una lista de todos los cobros adicionales que considere puedan surgir durante la asesoría para cada tarea específica.

Documenta todo

Deja todo por escrito. Ya sea una minuta o una cadena de e-mails; registra el proceso de selección completo, desde la búsqueda de nombres hasta los primeros contactos y las entrevistas formales.

Así evitarás malos entendidos o solicitudes improvisadas durante las conversaciones.

Pídele también un plan de trabajo tipo por escrito, con procedimientos y rangos de tiempos de ejecución de tareas.

Como explica MisAbogados.com, una vez que selecciones al finalista, formaliza esta relación comercial con la firma de un contrato de prestación de servicios, aunque sea para tareas temporales. Especifica obligaciones y objetivos, e introduce cláusulas para todo evento. No dejes nada al azar. 

Baraja alternativas

Evalúa al menos tres candidatos antes de tomar una decisión. Así podrás comparar propuestas de planes de trabajo y honorarios. Recuerda no dejarte llevar por precios bajos; la falta de experiencia puede resultar más cara todavía para tu negocio. 

Conclusión 

Evita malos entendidos y problemas a futuro al contratar asesoría legal que tu Pyme necesita. Evalúa si es necesario tener la ayuda de un abogado, y por cuánto tiempo requerirás sus servicios.

Luego, selecciona a quien será un pilar fundamental de la empresa con el mismo cuidado y dedicación que pones al contratar cargos de confianza o importantes en tu negocio.

Si no te procupas de su proceso de selección, el asesor legal que elijas podría termina siendo un problema, lo que te distraerá de tu principal responsabilidad, que es entregar soluciones a tus clientes.

New Call-to-action


Déjanos un comentario


Posts más recientes

Subscríbete a nuestro blog