Cómo contratar personal para hacer crecer tu empresa

Escrito por josé

Tiempo de lectura: 4 minutos

¿Necesitas integrar a más personas a tu Pyme? ¿Tu negocio creció y necesitas nuevos perfiles? ¿En qué debes fijarte?

Antes de tomar decisiones apresuradas, te recomendamos respirar hondo y revisar los siguientes puntos para que la nueva contratación sea un aporte para tu emprendimiento.

 

Si lograste el sueño de convertir tu proyecto en una empresa, no debes dar ningún paso en falso. Todas las decisiones que tomes deben ser muy bien pensadas.

Justamente, elegir a un nuevo integrante para el equipo no es una tarea fácil. Por eso, acá te contamos todos los pasos para que sepas cómo contratar personal para hacer crecer tu negocio.

 

1.Definir el perfil del nuevo integrante

 

Antes de empezar a contactar candidatos, lo primero es que tengas claro para qué necesitas un nuevo integrante. Debes analizar las funciones que cumplirá, de qué manera quieres que se desempeñe y qué perfil requieres. Teniendo claros estos puntos, sabrás dónde buscar y qué requisitos pedir.

 

Por ejemplo, si tienes poco presupuesto, puedes considerar a alguien freelance, o si necesitas a alguien que te guíe en la tarea de llevar tu negocio, es mejor que busques a alguien con más experiencia y que conozca los desafíos del rubro.

 

Con estos puntos claros, podrás elaborar una descripción detallada del cargo que atraiga a la persona indicada.

 

Concéntrate en tareas específicas y no cometas el error de pedirle a una persona que haga labores para las que no está capacitada. Olvídate del “se busca periodista con experiencia en medios, que maneje photoshop y pueda llevar las finanzas de una pyme”.

 

2. Analizar los precios del mercado

 

Ahora que tienes claridad del perfil que necesitas, ¿cuánto tendrás que pagar por su trabajo? Para definir el presupuesto, debes ser realista. Si quieres a alguien con mucha experiencia y estudios, tendrás que ofrecer una renta acorde al mercado.

 

Recuerda que lo ideal es que la persona esté satisfecha y motivada. La rotación de personal es una pérdida para las empresas porque, por lo general, los nuevos integrantes requieren de un período de adaptación en los que no son productivos 100%.

 

Para que te hagas una idea de cuánto debes pagar a la persona que idealmente ocuparía ese puesto, lo más fácil es preguntar. También existen páginas como Tu Salario, que te pueden ayudar a calcular un sueldo de mercado.

 

3. Averiguar si sus objetivos calzan con los de tu empresa

 

Cuando el equipo es pequeño y tu empresa recién está empezando a crecer, la consecuencias de una mala contratación puede impactar gravemente en tu negocio. Los resultados pueden derivar en problemas de productividad, clima laboral y bajos resultados de los equipos.

 

Y cuando hablamos de una mala contratación, no sólo nos referimos a un mal trabajador. Muchas veces basta con que sus objetivos no encajen con los de la empresa, o que su desempeño no sea positivo. El costo de no hacer una buena selección es alto; perder a un trabajador cuesta alrededor de 10 veces el salario mensual de la misma persona.

 

Por eso es muy importante preguntar al candidato qué espera encontrar en este nuevo trabajo. Asimismo, debes exponer cuales son tus expectativas, bajo qué parámetros vas a medir su rendimiento, cuáles son los procesos internos, etc.

 

La entrevista debe ser lo más transparente posible para que ambas partes tengan una imagen clara de lo que van a encontrar.Pese a que es muy difícil predecir cómo va a ser el desempeño de un nuevo colaborador, saber si sus objetivos calzan con los de tu empresa puede ser un importante indicador.

En síntesis, si el candidato se ajusta orgánicamente a la cultura corporativa es un punto decisivo.

 

4.Analizar tus opciones

 

Por mucho que hayas tenido una excelente química con alguno de los candidatos, no te dejes llevar por las primeras impresiones. Tómate el tiempo suficiente para mirar sus trabajos, estudios y referencias. Puedes llamar a algunos de sus ex jefes o compañeros de trabajo para conocerlo un poco más.

 

No tengas reparos en contactar al postulante cuantas veces sea necesario, debes aclarar todas tus dudas. Una vez que tengas todas las cartas sobre la mesa, podrás tomar una buena decisión.

 

5. Invertir en la integración

 

Como lo vimos en el blog “Onboarding vs inducción: por qué necesitas las dos para la integración de nuevos colaboradores”, para que un colaborador pueda entender el funcionamiento de la empresa y de su área, es necesario generar instancias clave para que lo logre.

 

Esto va a requerir de una inversión de tiempo, energía y quizás dinero, pero si buscas que la contratación sea exitosa, estos procesos serán fundamentales.

 

Debes tener claro que el trabajo con el nuevo integrante, no termina en el momento en que firma el contrato. Se trata de un proceso mucho más largo y que podríamos decir, nunca culmina. Luego tendrás que preocuparte de retener los buenos talentos a tu lado.

Conclusión

 

Integrar a un nuevo trabajador a tu equipo puede ser pieza clave en el futuro del negocio. No se trata de un proceso rápido, pero te recomendamos tomarlo con calma. Debes evaluar muchas variables y ser completamente transparente con lo que ofreces. Finalmente, las empresas valen por lo que aporta cada miembro.

 

New Call-to-action 


Déjanos un comentario


Posts más recientes

Subscríbete a nuestro blog