¿Arrendar oficinas, trabajar desde casa o en modalidad coworking?

Escrito por josé

Tiempo de lectura: 6 minutos

Trabajar desde casa o en la modalidad coworking, son dos opciones que se están utilizando como alternativa a trabajar en la oficina.

 

Si bien la modalidad de trabajo dependerá de cada empresa, actualmente se está generando un importante número de ofertas laborales cada vez más flexibles y que se van adaptando a las necesidades y gustos de los postulantes.

 

Pero esta flexibilidad que están aplicando algunas empresas, no depende solamente del tipo de trabajo al que se postule, sino también de la demanda laboral actual. Hoy los grupos de postulantes más jóvenes se han vuelto más exigentes en cuanto a sus expectativas y gustos en el ámbito laboral.

 

Revisaremos en este post, las ventajas y desventajas de arrendar y trabajar en una oficina tradicional y principales diferencias de trabajar en modalidad home-office o coworking.

 

Lo bueno y lo malo de arrendar y trabajar en una oficina tradicional

 

Primero, hay que tener claridad que una oficina es la ubicación estratégica de gestión y organización de un negocio. Aquí es donde los deberes y obligaciones se llevan a cabo bajo la supervisión de un líder o jefe.

 

Vamos a comenzar enumerando algunas de las desventajas de arrendar y trabajar en una oficina tradicional.

 

1.- Costos por arriendo y mantención: el pago del arriendo es un gasto y no una inversión, y en el caso de las nuevas empresas o startups, los dueños del negocio deberán pagar un arriendo por el espacio que puede ser perjudicial si las ganancias todavía no son suficientes.

 

Además, las reformas o mejoras que se quieran realizar al inmueble deberán ser autorizadas por el propietario y en el caso de que se permitan, el dinero invertido difícilmente será recuperado cuando tenga que entregar la oficina.

 

Este ítem podría ser evitado al trabajar en modalidad home-office -o trabajo desde casa- o coworking, al menos en un comienzo, hasta generar ganancias.

 

2.- La ubicación del trabajo y tiempos de viaje: esta es una desventaja no menor, y puede afectar tanto a los dueños como a los trabajadores que viven más lejos de la oficina. Hablamos de la distancia y tiempo de demora en los trayectos.

 

Esto puede ocurrir incluso cuando un puesto de trabajo parece ser el ideal, se adapta perfectamente al perfil del postulante, pero la oficina está tan lejos que es imposible manejar los tiempos y la jornada termina siendo agotadora.

 

3.- Lesiones por accidentes laborales: trabajar en una oficina hace que sean más propensos los riesgos de sufrir accidentes.

 

Los accidentes en el trabajo traen como consecuencia mayores tasas de absentismo laboral y licencias médicas, donde no solo se pierde tiempo y productividad, sino que también se generan diversos costos asociados que la empresa deberá cubrir.

 

Los costos ocasionados por el ausentismo se clasifican en directos, como la continuación del pago del salario, el pago de beneficios y el aumento de los costos de seguros seguros. También se incurrirá en costos indirectos, como el costo de contratación de personal suplente (en caso de que la licencia sea extendida), pago de horas extras, además de las oportunidades perdidas y los procesos detenidos o pausados.

 

Según estadísticas de la ACHS, El 40% de los accidentes laborales en Chile son producto de golpes y caídas, y están directamente relacionados con los trabajadores en oficinas.

 

4.- Fomenta un estilo de vida más sedentario: estar todo el día sentado, es uno de los peores efectos secundarios de trabajar en una oficina. Este mal hábito, -que en gran medida no se puede evitar a no ser que se realice algún tipo de actividad física antes o después del trabajo- convierte a las personas en sedentarias, ya que no se camina ni se realiza ningún trabajo.

 

Además del dolor físico que se genera, la nula actividad física es también una de las principales razones de la obesidad.

 

Ahora revisaremos un listado de algunas de las ventajas de arrendar y trabajar en una oficina física.

 

  • Para arrendar una oficina, no es necesario disponer de ahorros, sólo deberás estar seguro de contar con el dinero para pagar el valor del arriendo mensual.
  • Los gastos de mantención del inmueble, generalmente corren por parte del dueño.
  • Arrendar resulta ser una alternativa flexible cuando el arrendatario no tiene planes de quedarse por mucho tiempo en la ciudad o barrio.
  • A diferencia de la compra de una oficina, el proceso de arrendar suele ser más rápido.

 

Ahora, si además vemos las ventajas de trabajar en una oficina desde el punto de vista del clima organizacional, veremos que hay muchos aspectos que no pueden ser igualados a la modalidad de trabajo desde casa o coworking.

  

Revisemos ahora las ventajas de arrendar y trabajar en una oficina tradicional.

 

1.  Mayor cercanía y conocimiento de la compañía: estar en el lugar de trabajo, permite que los trabajadores tengan una idea más clara del enfoque que busca el negocio y cuál es su plan a largo plazo.

Las relaciones interpersonales son mejores y las habilidades de comunicación también se incrementan, ya que no solo se restringe al contacto por videollamada, correo o teléfono como ocurriría en el caso de trabajar desde casa.

 

2.- Se adquiere más experiencia y crecimiento personal: una de las principales ventajas de trabajar en una oficina para el equipo de trabajo, es la posibilidad de aprender algo nuevo regularmente. Con el trabajo diario, los trabajadores irán adquiriendo más experiencia, y por ende, podrán crecer profesionalmente.

 

Adquirir experiencia siempre será un plus para alcanzar las metas profesionales de cada uno, ya que los sectores empresariales buscan personas que hayan demostrado ser responsables y confiables.

 

3.- Imagen y buena reputación personal: al trabajar en una oficina tradicional, los miembros del equipo pueden sentirse más motivados por el hecho de que sus líderes o jefes estarán viendo su trabajo en tiempo real. Además, los clientes confiaran más fácilmente en el compromiso de ofrecer buenos resultados.

 

 

¿En qué consiste el coworking y cómo se diferencia con el trabajo desde casa?

 

Coworking se define como cualquier situación en la que dos o más personas trabajan juntas en el mismo lugar, pero no para la misma empresa.

 

Este modo de trabajo fomenta las relaciones entre profesionales de diferentes áreas que pueden desembocar en relaciones cliente – proveedor. Una de las principales ventajas de trabajar bajo esta modalidad, es que se genera un sentimiento de pertenencia a una comunidad de personas que frecuenta espacios de coworking.

 

A diferencia del trabajo desde casa o home-office, los objetivos de un espacio de coworking son combatir la soledad laboral, y por supuesto, rebajar las facturas de gastos.

 

Un espacio ideal de coworking suele ser un café, pero también podría ser un ambiente de oficina compartido o incluso la casa o loft de alguien. La idea principal es que los trabajadores individuales se reúnan en un lugar compartido para disfrutar de una mayor productividad y un sentido de comunidad.

  

En cambio, con la modalidad home-office, el trabajo y la casa son el mismo lugar. Los beneficios principales son que los gastos en transporte y gasolina se reducen drásticamente, se tiene una mayor autonomìa y control de los tiempos para realizar el trabajo, se genera menos estrés, hay más flexibilidad horaria y mayor posibilidad de compaginar la vida laboral y familiar, y las personas se vuelven más productivas.

 

Según un estudio de la Universidad de Stanford, las personas que trabajan desde casa son más productivas, generando un aumento entre un 10% y un 15%, debido a que se toman menos descansos, se concentran más en sus labores, se enferman menos, e incluso, tienen un índice de satisfacción y felicidad mucho más alto.

 

Ahora revisaremos un pequeño listado de las ventajas que esta modalidad supone para las empresas:

 

  • Ahorro en el arriendo de oficinas.
  • Es posible contratar a personas de cualquier parte del mundo.
  • Notable reducción de casos de absentismo laboral.
  • Facilidad de expansión geográfica y crecimiento internacional.
  • No hay problemas de convivencia entre empleados.

 

 

Conclusión

 

Trabajar en un entorno de oficina tradicional tiene varias ventajas. Pero al igual que cualquier otra modalidad de trabajo, trae consigo algunos inconvenientes. Una buena relación de trabajo dependerá en gran medida de la cultura organizacional y clima que se genere, pero también de las oportunidades y beneficios adicionales que se entreguen a los colaboradores.

 

Sin embargo, como vimos en este post, es importante que los nuevos CEO´s y gerentes de empresas innovadoras tengan en cuenta la posibilidad de trabajar bajo la modalidad home-office o coworking. Las ventajas en reducción de costos y alzas en la productividad pueden generar cambios y hacer empresas más competitivas. 

 New Call-to-action


Déjanos un comentario


Posts más recientes

Subscríbete a nuestro blog