Tiempo de lectura: 3 minutos

    Aprende las diferencias entre trabajo a distancia y teletrabajo

    Muchas personas piensan que son lo mismo, pero la verdad es que tienen grandes diferencias que debieras conocer, sobre todo si ambas modalidades de trabajo tienen cabida en tu empresa.


    ¿Qué diferencia conceptual existe entre el trabajo a distancia y el teletrabajo?

    Según la nueva normativa que regula estas dos modalidades en Chile:

    Efectivamente son cosas distintas, sin embargo se tienden a confundir, porque la misma ley los diferencia del formato presencial o tradicional con definiciones como las siguientes:

    • Tanto el trabajo a distancia como el teletrabajo pueden ser desempeñados en el domicilio del trabajador u otro sitio determinado.
    • Si los servicios fueran susceptibles de prestarse en diferentes lugares, se puede acordar que el trabajador elija libremente el lugar donde ejercerá sus funciones.
    • Si los servicios son prestados en lugares designados y habilitados por el empleador, aunque sean fuera de la empresa, no se puede considerar trabajo a distancia o teletrabajo.

    ¿Cómo distinguimos estas dos modalidades en la práctica?

    Según el sitio Engelvoelkers, el trabajo a distancia se puede ejecutar de forma permanente o temporal, continua o discontinua, y sin tener la supervisión directa por parte de la empresa, mientras que en el caso del teletrabajo sí existe un control o supervisión de las labores por parte de la compañía.

    En este sentido, es más factible trabajar a honorarios en el caso del trabajo a distancia, pero no así en el teletrabajo, donde es necesario dejar por escrito factores como los que justamente tienen relación con el uso de medios tecnológicos, informáticos o de telecomunicaciones.

    Como sea, si el trabajo ha sido pactado en forma posterior al inicio de la relación laboral, cualquiera de las partes de manera unilateral, puede pasar de trabajar distancia o teletrabajar al formato presencial, dando el respectivo aviso por escrito a su contraparte con al menos 30 días de anticipación.

    Por el contrario, si la relación laboral se inició bajo la modalidad de trabajo a distancia o teletrabajo, se requerirá un nuevo acuerdo entre el trabajador y empleador si es que alguna de las partes quiere implementar el trabajo presencial.

    ¿Cuáles son los recursos que necesita cada modalidad para asegurar su desempeño?

    Ya sea en el trabajo a distancia o teletrabajo, el empleador debe proporcionar los equipos, herramientas y materiales necesarios para el correcto ejercicio de las labores. No obstante, existen algunas diferencias entre un caso y otro que sería bueno que tengas en cuenta.

    Trabajo a distancia

    Si el trabajador ya cuenta con sus propios recursos, lo ideal sería que estos fueran considerados en el cobro de sus servicios. Sin embargo, como esta modalidad no involucra el uso obligatorio de medios tecnológicos, quedan fuera los elementos de telecomunicaciones como un plan de Internet.

    Teletrabajo

    Aquí resulta imprescindible contar con conexión a Internet y elementos de comunicación con los cuales la empresa supervisa el trabajo, por lo que esta debe asumir los costos asociados. Y en el caso que el trabajador use su propio computador y equipos para trabajar, la compañía también debe compensar la totalidad del gasto.

    ¿Existe alguna diferencia en cuanto a las jornadas laborales?

    Si bien tanto los trabajadores a distancia como los teletrabajadores pueden distribuir libremente sus horas de trabajo en los horarios que más les acomoden, siempre y cuando la naturaleza de sus funciones así lo permita; existe una pequeña diferencia respecto a las opciones legales de uno u otro caso.

    Aunque no es obligatorio, en la modalidad de trabajo a distancia, las partes pueden firmar un contrato que especifique que el trabajador está autorizado a distribuir sus horas laborales en los horarios que mejor se adapten a sus necesidades, debiendo siempre respetarse los límites máximos de la jornada diaria y semanal.

    Para el caso del teletrabajo, en cambio, las partes pueden acordar que el trabajo quede excluido de la limitación de la jornada de trabajo (tope de 45 horas semanales), presumiéndose que el trabajador se acoge a la jornada ordinaria cada vez que el empleador realiza una supervisión de las labores.

    ¿Qué modalidad conviene más a tu empresa?

    Esto depende del tipo de negocio que manejes. Lo que sí es importante es que cumplas con todo lo que establece la nueva ley y el Código del Trabajo respecto de una u otra modalidad, pues en la medida que avance su implementación, serán cada vez más los trabajadores que comiencen a exigir sus nuevos derechos.

     

    ¡Descubre cómo sacar el máximo provecho a tu conexión a Internet y a las herramientas digitales en el teletrabajo!

     

    Compartir en

    Deja tu comentario

    Tu dirección de email no se publicará. Con * se encuentran los datos requeridos para realizar el comentario.

    Ver artículos similares

    Cuál es la jornada laboral ideal para teletrabajar

    Con miles de empresas trabajando de manera remota en tiempos de pandemia, el asunto del horario ha cobrado más fuerza que nunca.

    Sigue leyendo para entender cuál es la mejor jornada laboral para teletrabajar, tanto desde el punto de vista de los...

    4 elementos clave para concretar la digitalización de tu empresa

    Para llevar a cabo la digitalización de tu negocio, no solo necesitas tener una buena estrategia, sino que también contar con la infraestructura adecuada para alcanzar los objetivos que te propongas. Aquí te contamos cuáles son los elementos clave...

    Conoce las ventajas y riesgos del teletrabajo en materia de seguridad laboral

    Aunque las personas valoran trabajar a distancia, es necesario que tanto ellas como las empresas que operan bajo esta modalidad, estén al tanto no solo de sus ventajas, sino que también de los riesgos que conlleva en materia de seguridad laboral.